Cincuenta nuevas familias de Somoto experimentarán la restitución de su derecho a vivir mejor antes que finalice el año 2020, lo cual constituye una transformación positiva tanto para las familias como para la comunidad.

Las cincuenta viviendas que serán construida s en el barrio Julio Velásquez Flores, corresponden a una segunda etapa que se agrega a las cincuenta y una casas entregadas en julio de este mismo año como un saludo al 41 aniversario de la Revolución Popular Sandinista.

De conformidad con el diseño, cada vivienda mide 48 metros cuadrados distribuidos en sala, comedor, cocina, dos habitaciones, inodoro-baño, área de lavado y porche, se construyen con el sistema de mampostería reforzada con bloques de concreto, cubierta de láminas de zinc galvanizado sobre perlines aluminizados, persianas de aluminio y vidrio, piso de concreto fino, accesos a agua potable, saneamiento y energía eléctrica.

Cada vivienda tiene un costo de siete mil dólares, la familia aporta el equivalente a seiscientos dólares por única vez y goza del apoyo del gobierno revolucionario que por medio del INVUR otorga un subsidio económico que se complementa con fondos de la municipalidad.

La alcaldesa de Somoto, compañera Dania Martínez, resaltó la importancia que revisten proyectos sociales como la vivienda, “porque brinda a las familias seguridad, estabilidad y sentido de pertenencia”, ya que su realización tiene como principal elemento la respon-sabilidad compartida a través de la articulación interinstitucional con el gobierno municipal.

Es meritorio señalar que los proyectos que se desarrollan en las comunidades, además de garantizar los derechos de los protagonistas, generan empleo local directo en indirecto, lo que también favorece la economía de la municipalidad.