Casas dignas para familias dignas! PDF Imprimir E-mail
Escrito por OAIP C   
Jueves, 30 de Octubre de 2008 10:54

CASAS DIGNAS PARA FAMILIAS DIGNAS ! 

Entrega de la Primera Etapa del Programa Casas para el Pueblo 24 de octubre del 2008 

Palabras de Rosario 

Muy buenos días y días buenos... ¡días buenos y días mejores vienen! Queridas hermanas, queridos hermanos, compañeras y compañeros, queridas familias de nuestra Nicaragua bendita y orgullosamente libre, bienvenidos todos, todas, a esta Casa de los Pueblos, Casa del Pueblo Presidente, Casa de trabajo, donde se comprometen todas las energías de este su Gobierno, para avanzar en el cumplimiento de nuestros compromisos, que son compromisos sagrados; para crecer juntos en el amor y la esperanza, para que la fe y la mano de Dios, iluminando nuestro trabajo, nos permitan seguir devolviendo a las familias nicaragüenses, su derecho a la vida y al bienestar. 


Damos gracias al Señor y a la Virgen María que pronto estaremos celebrando en todo el país, con más vigor, con más fervor, con más alegría, porque estamos seguros que Su Manto protector nos cobijará este nueve de noviembre; a Dios y a la Virgen que, como Padre y Madre amorosos, nos tienen en su corazón, tienen a Nicaragua en su corazón y quieren que juntos construyamos el presente mejor y el futuro próspero de todas las familias nicaragüenses. 

Estamos unidos en el trabajo y unidos en la lucha por la familia, por los niños, por los jóvenes, por las mujeres, para que todos y todas vivamos con seguridad, tranquilidad y derechos plenos en todos los campos. 

Estamos unidos para que los programas de salud familiar y comunitaria, sean cada vez más amplios y mejores; para que la educación tenga más calidad en todos sus niveles; para que calles y casas dignas y seguras, llenen todo nuestro territorio; para que no vuelvan los apagones; para que haya más y mejor servicio de agua, de transporte, de carreteras y caminos, de finan-ciamiento y producción; para que el deporte sea un derecho de todas y todos, para que seamos sanos y fuertes, para que las nuevas generaciones crezcan conociendo sus derechos, viviendo la realización de sus sueños y defendiendo sueños y derechos. 

La Democracia Directa nos asegura esos derechos para todos, no para unos cuantos; el Poder Ciudadano és la Democracia Directa, la democracia del pobre, de la clase media y de los más pudientes también, porque todos somos hermanos y todos, como hermanos y como prójimo, como hijos de Dios, somos y tenemos que asegurar esta democracia. 

El Poder Ciudadano, desde la familia y la comunidad, desde los valores culturales y religiosos que el pueblo nicaragüense atesora, construye esa democracia. Hoy, el Gobierno que propone la Democracia Directa, el Poder Ciudadano, el Gobierno del Pueblo Presidente, sigue restituyendo derechos. 

El Comandante Daniel avanza en ese programa de restitución de derechos al pueblo nicaragüense, procurando dignidad, porque, sin dignidad en la vida, no hay democracia; sin seguridad para las familias, no hay democracia; sin valores humanos, culturales, éticos y morales, no hay democracia. Asegurar el derecho a una vivienda digna es practicar la democracia y es asegurar bienestar a las familias. 

Esta primera etapa de Casas para el Pueblo en Managua, constituye la piedra fundacional de un Programa que seguirá creciendo, abarcando a más y más familias, con el favor de Dios; creando nuevas comunidades, congregadas y reunidas alrededor de este nuevo modelo de valores y derechos ciudadanos, de justicia, hermandad y solidaridad. 

El Comandante Daniel hará entrega de estas viviendas dignas, con todas las condiciones, con todo su equipamiento, con muros, verjas, baños de azulejos y espacios familiares, dignos y armoniosos, porque nuestro pueblo merece lo mejor. Viviendas dignas para las familias de un pueblo digno, de un pueblo valiente, del Pueblo Presidente.
 

Como Poder Ciudadano, nos sentimos sumamente orgullosos de ser testigos de la entrega, a centenares de familias, de esta primera etapa en Managua, de Casas para el Pueblo, para el Amanecer del Pueblo, para el Alba de Oro de los Pueblos, para la felicidad de las familias de nuestro pueblo. 

Somos una nueva cultura, nos sentimos llenos de respeto, de agradecimiento a Dios y a nuestro pueblo, que nos permiten continuar aprendiendo, sirviendo y entregándonos con el alma a la batalla por la vida y el bienestar. A la batalla diaria para que el Amor sea y el prójimo, que somos todos, hagamos realidad su fuerza y su poder.
 

Dios es grande y su luz moviliza nuestros corazones, nos da salud y fortaleza para seguir convocándonos a hacer su trabajo en esta tierra. Cumplirle al pueblo es cumplirle a Dios ¡y en eso estamos, hermanos! 

Nos acompañan, ustedes, queridas compañeras y compañeros, que hoy recibirán su casa, para tener esa vivienda digna que este Gobierno de ustedes les garantiza y, para que ustedes sean, cada uno de ustedes, el mensaje de esperanza y aliento para los miles y las miles de familias nicaragüenses, que van a recibir viviendas dignas en el futuro próximo, con la bendición de Dios.
 

Presiden este acto nuestro Presidente, el Comandante Daniel Ortega; el Ministro de Turismo y Asesor del Presidente para Asuntos de Vivienda, compañero Mario Salinas; el Presidente de PETRONIC y Vicepresidente de ALBANISA, compañero Francisco López; la Presidenta del Instituto de Vivienda Urbana y Rural, hermana Judith Silva. 

El Campeón del Pueblo, el Campeón de las familias de Managua, nuestro hermano Alexis Argüello; la representante de nosotras las mujeres en la Fórmula del Poder Ciudadano, Fórmula de la Victoria, compañera Daysi Torres; el promotor de Más Deportes para el Pueblo, el querido compañero Enrique Armas, “La Ardilla”; el compañero Clemente Guido, historiador y académico, futuro Director de Cultura e Historia de la Alcaldía de Managua; compañero Gustavo Porras, Vicesecretario del CONPES y Secretario General de la Coordi-nadora Social; el Profesor José Antonio Zepeda, Secretario General de ANDEN. 

Nuestro más reciente Campeón Mundial de Boxeo, Román González, “Chocolatito”, beneficiario de una de estas casas dignas para el pueblo; el periodista compañero Carlos Salgado, que recibirá también para su familia, una de estas Casas para el Pueblo; la Profesora Fátima Estrada, de la Asociación Nacional de Educadores, ANDEN, también beneficiaria de este Programa; la compañera Idalia Hernández, trabajadora de la Salud, también recibirá hoy una de las Casas para el Pueblo; y el Campeón Mundial de Boxeo, Juan Palacios. 

Vamos a dar la palabra a la compañera Idalia Hernández, trabajadora de la Salud, cuya familia habitará, a partir de mañana, estamos seguras, una de las viviendas dignas del Programa Casas del ALBA, Casas para el Pueblo.
  

Palabras de Idalia Hernández 
Beneficiaria del Programa Casas para el Pueblo 

Buenos días compañeros, buenos días Comandante Daniel Ortega, es primera vez que estoy aquí; compañera Rosario Murillo, representante de las mujeres. En nombre de todos los trabajadores de la Salud, le damos las gracias, primero a nuestro Creador, el Padre Eterno; después al Comandante Daniel Ortega, que sólo un Presidente como él, puede hacer realidad nuestro sueño.
 

La verdad es que ¡este sí es el Poder Popular, este es el Poder del Pueblo! porque algunos tienen duda, porque todavía hay quienes tienen duda, pero aquí estamos todos nosotros. Yo les agradezco... me hacía un comentario el Doctor Gustavo Porras, que estábamos tristes, y le digo yo: es que todavía nos impacta que, de la noche a la mañana nos digan, vas a tener una casa digna... ¡cuándo se había visto en la historia de Nicaragua! Hasta ahora, con nuestro Comandante Daniel Ortega. 

A mis compañeras del Hospital Dermatológico las felicito, porque de verdad las conozco y sé la gran necesidad que tienen todas ellas. Yo misma tengo una gran necesidad para mi familia, y sólo así, con el Gobierno, pero sé que al Comandante quien lo ha estado guiando es el Señor.
 

Todas las oraciones, porque yo lo mantengo en oración, le han estado dando sabiduría, inteligencia, donaciones y todas esas cosas, es porque el Señor lo está bendiciendo, porque las cosas las quiere para nosotros, no para él. Y no sé qué más decirles porque si me pongo a hablar, paso hablando todo el día, créanlo. 

Comandante Daniel Ortega, en nombre de las compañeras trabajadoras y compañeros de Salud, le damos las gracias eternamente, y esperamos, porque usted sabe que hay cantidad de necesidades. Le decía a Alexis que hay una gentecita que él me les va a dar su solarcito en cuanto no más asuma, y es una promesa de él.
 

Les agradezco a todas y felicito a todos los que obtuvimos casita, porque ya vamos a tener esa vivienda y ya saben que el 9... ¡en la Casilla 2! Comandante, aprovecho para decirle que nunca había podido estar así como estoy, con usted, porque nunca me habían dado la oportunidad. Ahora agradezco esta oportunidad. 

Los felicito a todos porque ya están recibiendo sus bendiciones, pero ¡vamos a obtener más bendiciones!
 

Palabras de Rosario 

Muchísimas gracias a la compañera por sus oraciones, por sus bendiciones, por su esperanza, que traslada esperanza a las miles de familias nicaragüenses que nos están viendo por la televisión, que nos escuchan por la radio y que tienen su confianza y su esperanza puestas en el Pueblo Presidente, en su Gobierno del Pueblo Presidente.
 

En este Programa, tenemos ahora las palabras de la Profesora Fátima Estrada, quien también va a recibir una de estas viviendas dignas. 

Palabras de Profesora Fátima Estrada
 

Buenas tardes, compañeros y compañeras; buenas tardes, compañera Rosario Murillo, compañero Daniel Ortega; compañero José Antonio Zepeda y demás presentes. 

Primeramente, quiero dar gracias a Dios por habernos dado la oportunidad de llegar a tener esto, que es lo más grandioso y los mayores deseos que el ser humano pueda tener en su vida... vivir en una casa digna, como merecemos nosotros, los maestros.
 

Le damos gracias a Dios, por habernos dado la oportunidad de poder estar en el Gobierno, por tener un Presidente que se acuerde de nosotros los maestros, los trabajadores de la salud, ya que hubiera sido imposible llegar a obtener una casa digna como la que nos van a hacer entrega el día de hoy. 

Le agradecemos los maestros a nuestro Secretario General, José Antonio Zepeda, quien estuvo al frente de esta conquista, ¡que es de todos los maestros de Nicaragua! Gracias compañero Daniel, gracias compañera Rosario, por habernos dado la oportunidad. De 150 casas que fueron asignadas al Ministerio de Educación, el 77% somos madres solteras, somos mujeres, jefas de hogares, las que estamos siendo beneficiadas.
 

Palabras de Rosario

Esa fue una indicación de nuestro Presidente, que se beneficiara sobre todo, a las mujeres que solas le han hecho frente a sacar adelante a su familia. 

Palabras de Profesora Fátima Estrada 

Le damos infinitamente gracias, no tenemos cómo pagar, y el día 9... ¡en la Casilla 2! Todos los maestros votaremos en la Casilla 2.
 

Palabras de Rosario 

Gracias compañera. Queremos darle la palabra a nuestro hermano, el periodista Carlos Salgado, quien hoy recibe y estrenará mañana, estamos seguros, su vivienda digna, su casa, como pueblo.
 

Palabras del Periodista Carlos Salgado 

Buenos días, Presidente Ortega, compañera Rosario Murillo y a los que presiden. Ahorita que estaba un poco rememorando lo que iba a decir, recordé que en el año 90, el Presidente Ortega, cuando la derrota electoral, dio unos terrenos... ¡un pleito fue cuando ganó Violeta! y vino después la discusión en el Gobierno de doña Violeta Chamorro y yo presidía la negociación sobre el tema de la Colonia del Periodista.
 

¡Una gran discusión! Ahí estaba Gustavo Porras, estaba Mario Quintana, en aquél entonces, y el gran pleito era dirimir entre las viviendas de los periodistas o el tema de lo que también estaba en la etapa de la concertación, las reivindicaciones. Finalmente, nosotros nos fuimos por lo que a mí me correspondía, tenía que pelear por el tema de la Colonia del Periodista y cada quien iba peleando lo suyo, salud, los maestros, con Quintana de por medio.  

Yo presidí y organizamos un equipo conjunto de la Asociación de Periodistas de Nicaragua, APN, y la UPN; Y logramos con el apoyo de Venezuela en aquél entonces, financiar parte de esa colonia. A final de cuentas yo presidí, pero nunca tuve nada. Fundamentalmente rememoraba eso, y agradecer, a nombre de los amigos de medios de comunicación que tienen escasos recursos, unos ingresos limitados como Benito, por ejemplo, que trabaja en el Canal 12, y otros que van a ser beneficiados, unos 15 aproximadamente... Muchas gracias.
 

Palabras de Rosario 

Gracias, compañero Carlos Salgado, quien ha hablado a nombre de más de 30 periodistas de los distintos medios de comunicación que están aquí, esta tarde, para recibir la vivienda digna que merecen sus familias. 

Queremos escuchar, todos queremos escuchar a nuestro Campeón Mundial de Boxeo, compañero Juan Palacios, quien hablará a nombre también de decenas de deportistas destacados, que hoy estarán recibiendo su casa, su vivienda digna. 

Palabras de Juan Palacios Campeón Mundial de Boxeo 

Buenas tardes, compañeros presentes, Presidente y Primera Dama, muchísimas gracias por esta invitación. Hablo en nombre de todos los deportistas que hoy nos estamos beneficiando con una casa para el pueblo. 

Agradezco a Dios, antes que todo; creo que el sacrificio que cada deportista hace o cada persona hacemos, es para llegar a obtener algo. 

Después de mi triunfo, el 2 de agosto, me cité con el Presidente y lo primero que me dijo fue que me iba a dar una casa amueblada, y realmente, hoy me siento bastante orgulloso de ser nicaragüense y de tener el apoyo de nuestro Presidente Daniel Ortega... ¡Y este 9 de noviembre, hay que votar en la 2 para seguir triunfando y seguir ganando! Muchísimas gracias. 

Palabras de Rosario 

Gracias Campeón. De Campeón, a Campeón, a Campeón... Rodeados de campeones ¡seremos campeones! 

Compañeros, compañeras, creo que también tenemos que saludar a nuestro hermano, el Arquitecto Jorge Berríos, quien ha trabajado con nosotros cercanamente, supervisando y garantizando este proyecto, y los nuevos proyectos, porque en las próximas semanas, el Comandante Daniel estará instalando el Proyecto Casas del ALBA, también en Managua. 

Vamos a pedirle a la compañera Judith Silva, quien ha tenido a su cargo también este proyecto, que nos diga unas palabritas, sobre cómo vamos a seguir avanzando en estos programas de vivienda, para asegurar la dignidad de la vida a las familias nicaragüenses. 

Palabras de Judith Silva Presidenta de INVUR
Buenos días, compañero Presidente Daniel, hermana Rosario, Campeón Alexis, Daysi; hermanos y hermanas trabajadores de la Salud, de la Educación, Periodistas, todos, hoy van a cumplir el sueño, el sueño de poder tener una casa digna y solamente podía ser posible con Daniel al frente de nuestro pueblo. 

Solamente quiero decir, que este es el proyecto que más críticas le han hecho, pero hoy estamos aquí, hoy está su sueño ¡y no pararemos! seguiremos adelante, porque estamos en Managua y en 38 municipios más.
 

Así es que, hermanas y hermanos, todos en función de que tendremos más Casas para el Pueblo, porque lo garantiza, en su Programa, nuestro Presidente Daniel y... todos apuntando por más victorias este 9 de noviembre, en la casilla del Amor, de la Paz, de las Casas, ¡en la Casilla 2, el 9 de noviembre! Gracias. 

Palabras de Rosario 

Antes de que nos dirija el mensaje de la esperanza el Comandante Daniel, quiero, en primer lugar, mencionar que entre los artistas que también recibirán viviendas dignas, se encuentra un patrimonio, un tesoro cultural de Nicaragua, el compañero, honrado recientemente con la Orden de la Independencia Cultural Rubén Darío, genio de la marimba, de nuestra marimba nicaragüense, el compañero Tun Tun. 

Y este es el documento que ustedes herman@s recibirán el día de hoy, voy a darle lectura para que ustedes sepan qué están recibiendo. Un documento que suscribe el Presidente de la República, que los acredita como beneficiarios, a cada uno de ustedes y sus familias, de una de estas viviendas y dice: 

“El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional del Pueblo Presidente, acredita al compañero, me tocó en suerte, la compañera Patricia Carolina Cedeño, beneficiaria del Programa Casas para el Pueblo, Primera Etapa. L@s compañer@s completarán los trámites legales y recibirán de las instituciones correspondientes, la documentación formal que les garantiza el derecho de propiedad sobre su vivienda. Managua, 24 de Octubre de 2008, Año del Poder Ciudadano, Daniel Ortega Saavedra, Presidente de la República.”  

Al concluir el acto, los compañeros que están a cargo de la organización, irán llamando a cada uno de los hermanas y hermanas que son acreedores a este documento y a la vivienda, para que vayan ustedes ya, inmediatamente, a ocupar su posesión, a tomar posesión de su casa, con su familia. La familia es el corazón de esta tierra, la familia es el corazón del Nuevo Modelo, y desde la familia debemos construir Justicia. 

Con nosotros, compañer@s, el Comandante Daniel.
 

Palabras de Daniel 

Buenas tardes familias nicaragüenses, hermanos y hermanas de toda Nicaragua; jóvenes, muchach@s, niñ@s, ancian@s de toda Nicaragua, todos somos una gran familia, la familia nicaragüense, que somos parte de esa inmensa familia, que es la familia de la especie humana y que tenemos una casa común, que es el Planeta Tierra. Esa es la casa que Dios nos asignó a todos los seres humanos, el Planeta Tierra. 

Pero desgraciadamente, a lo largo de la historia, desde Caín y Abel, ahí empieza el egoísmo, la maldad, en contra del Amor, de la Solidaridad. Caín... el egoísmo, el individualismo; Abel... la Solidaridad, el Amor. Y Nicaragua ha vivido esa tragedia: los Caínes acumulando riquezas, los Caínes ¡claro que sí! construyéndose sus viviendas ¡y buena vivienda! grandes viviendas, a costa del pueblo, a costa de los campesinos, de los trabajadores; y los trabajadores y los campesinos, marginados. 

Y cuando salen algunos proyectos, algunos programas de viviendas, porque no podemos negar que ha habido algunos programas de viviendas, esos programas que se han llamado Programas de Viviendas de Carácter Popular o Social, han sido programas en donde se les ha cobrado a la familia beneficiada, el doble, el triple del valor de esa vivienda; o sea, se ha convertido en un negocio, y no ha sido realmente, una vivienda de contenido social y solidario. 

Ahora, en estos tiempos estamos luchando todos los nicaragüenses, para que toda familia nicaragüense tenga una vivienda digna. ¿Qué significa una vivienda digna? Una vivienda que tenga las condiciones básicas, una vivienda que no se entregue con el piso de tierra; porque hay programas de viviendas que se entregan con el piso de tierra, que se entregan a veces hasta sin repellar, o en el mejor de los casos con repello, o con el piso embaldosado. Esos son los programas de vivienda que hemos conocido en Nicaragua. 

Cuando se inició este programa de vivienda, precisamente se retrasó, porque cuando se empezó a ejecutar, fue de acuerdo a las normas que estaban establecidas en este país, en lo que se llama Programa de Vivienda Popular. No se contemplaba el piso de cerámica, sino el piso embaldosado; no se contemplaban divisiones entre una vivienda y otra; no se consideraba el azulejo en los baños, no se consideraba el cielo raso ni las verjas. 

Es decir, una cantidad de necesidades básicas no se consideraban ¿por qué? El argumento era sencillo y tenían razón los compañeros en ese aspecto; decían: es que si incorporamos todo eso, la vivienda va a terminar costando como 20 mil dólares, ya no va a ser una vivienda de 8 mil, 10 mil dólares, sino que va a ser una vivienda como de 20 mil dólares, porque si incluimos el valor del terreno aquí... es un capital, sólo el valor del terreno. 

Me recordé en ese momento del compañero Presidente Luis Inacio Lula Da Silva, de Brasil. Cuando él estuvo por aquí, estuvimos conversando de los problemas que crea la burocracia y esa mentalidad de tratar al pueblo, como de menos; y me contaba una anécdota, que cuando ellos estaban desarrollando un programa de viviendas en Brasil, empezó la presentación del programa y le decían, las casas van a ser embaldosadas; y ¿por qué no le ponen baldosa? porque es muy caro; ¿azulejos...? muy caro... era la respuesta que le daba el especialista. 

Entonces, él se vino enojando y le dijo, hay que hacerlas con baldosa, con azulejos, con cerámica. Entonces, el funcionario subordinado a él, le decía: Pero, Presidente, eso va a costar demasiado. Bueno, ¿y vos creés, le dice, que los pobres valen menos, vos creés que a los pobres no se les puede tratar con dignidad? 

Tuvo que reaccionar de esa manera, muy enojado ¿por qué? Porque la tendencia ha sido esa, para los pobres no hay... hay que hacer un cajón ahí, y después que ellos le pongan, a como puedan, el piso, el cielo raso, las verjas, ¡ya sabemos lo que eso significa!
 

Todavía, yo diría que estas viviendas tienen una limitación, que no la podemos tener en las próximas viviendas, y es que están muy cerca una de la otra, hay que dejar un poco más de espacio, un poco más de terreno entre vivienda y vivienda, un poco más de patio para cada vivienda. 

Tienen su patiecito... ¿de cuánto será el patiecito que le queda a estas viviendas, Berríos? 60 metros libres, pero ¿como patio en el fondo? 220 varas cuadradas todo el terreno, todo el lote; se hizo el porche, es cierto, no había porche tampoco para las viviendas. 

Esa es la historia. Por eso se retrasó, porque estas viviendas se hubieran entregado hace meses, pero, con piso embaldosado, sin azulejos, sin porche, sin divisiones, ¡hasta sin puertas las entregan algunas! sin verjas. Eso llevó retrasos en la construcción de la obra. 

Todavía están unas 49 casas, a las cuales se les está terminando de instalar las aguas servidas y la electricidad. Claro, esta es una buena zona porque aquí todo está disponible, las tuberías de agua potable, las aguas servidas, la energía, porque es una zona central, y queremos levantar la zona central de Managua, queremos reactivar todo el casco urbano de la antigua Managua. 

La forma de pago se va a adecuar a las capaci-dades que tengan ustedes, es decir, ahí, nadie los va a estar sacando, porque se retrasaron en el pago. Claro que es importante que se puedan ir pagando poco a poco, porque con esos recursos se podrán construir más viviendas, eso es lo importante. Porque este es un programa de viviendas que apenas se está iniciando, y lo vamos a continuar. 

Ya para el mes de noviembre, van a llegar de Venezuela, gracias a la solidaridad del pueblo bolivariano, del Presidente Hugo Chávez, van a llegar un total de 100 viviendas, 67 primero y treinta y tanto después; estas viviendas se van a instalar por el Mercado de Mayoreo. 

Ya con la experiencia de estas viviendas, va a ser más fácil. Ese es otro tipo de construcción, le llaman Petrocasa y son viviendas confortables, de buen tamaño, son un poco más grandes que estas, tienen 72 metros cuadrados. Igualmente, esas viviendas van a ser para beneficiar maestros, trabajadores de la salud, periodistas, deportistas, camarógrafos, fotógrafos... los pobres camarógrafos que andan con esas cámaras siempre sobre el hombro ¡pesan esas cámaras! 

Quiero hacer nada más el siguiente comentario, como parte de la guerra sucia que tienen los que no entienden, no pueden entender... ya me imagino los comentarios que deben estar haciendo los oligarcas ahorita: ¡qué barbaridad, quienes están metidos en la Casa Presidencial! como le llamaban ellos ¡miren quienes están metidos! Sí, el pueblo, el pueblo se ha tomado la Casa Presi-dencial, porque es la Casa de los Pueblos. 

Ellos no entienden ver a la gente trabajadora, a la gente pobre en un lugar como éste; ellos entienden que un lugar como éste debe ser ocupado nada más por los señores ensacados, los oligarcas son los únicos que pueden estar en este lugar; para ellos, los pobres no pueden estar en un sitio como este. Pero, ¡esta es la Casa del Pueblo, la Casa de los Pueblos y el Pueblo es Presidente! Claro que sí, por eso el Pueblo está en su casa. 

Como parte de esa campaña, hoy hacen el escándalo con un cheque de dos mil dólares, dicen, que Alexis retiró cuando era Vicealcalde y que no justificó; fíjense... ¡Alexis! Alexis que más bien le dio todo a Nicaragua, le ha dado gloria, pero además, su casa, sus vehículos y todo, ¡sí! y no hemos terminado todavía de retribuirle a Alexis, todo lo que se le quitó en aquellos tiempos. 

Yo quisiera ver que este periódico de la oligarquía, sacara un titular como éste... vamos a hacer el titular: “17 mil millones se robaron... ¡castigo para los ladrones!” Fíjense la cifra, miren que montón de ceros tiene, 17 mil y miren cuántos ceros después. Para entender, no son 17 millones, no, son ¡17 mil millones! 

Este robo, aquí en Nicaragua, es tan grande como el que le han hecho al pueblo norteamericano en los Estados Unidos recientemente, y es parecida la maniobra. ¿Y quién es el que armó toda esta gran estafa, este gran robo? Todos sabemos quién es... es el candidato de la oligarquía, ¡claro, como es el candidato de la oligarquía no se atreven a acusarlo! pero tiene una causa abierta.
 

¿Cuántas viviendas se hubiesen construido con 17 mil millones? ¡Imagínense cuántas viviendas! Hay que recuperarlos, hay que buscar la forma de recuperarlos, están trabajando las autoridades en eso. ¡17 mil millones! Imaginémonos cómo quedaría la Alcaldía. A la Alcaldía la está viendo como un pedazo de queso, ¡no quedaría nada, nada quedaría de la Alcaldía! ya se imaginan. 

Gracias a la solidaridad de los hermanos venezo-lanos también, esta tarde se le van a entregar a ustedes, para que en su vivienda tengan una cocina con su tanquecito de gas. Ahora, fíjense bien, yo les voy a pedir, después que nos retiremos se quedan ustedes trabajando, porque viene la parte más complicada, que es la distribución de las viviendas. Los lotes están numerados, cada quien quiere el lugar que mejor le parece ¿qué es lo queda ahí? ahí no queda más que hacer una tómbola, meter los números, y el número que vaya saliendo, lote que le va tocando a cada uno, para que no haya problemas, no haya favoritismo.
 

Se quedan trabajando después, porque, ya el que tenga su número, puede irse pasando a su vivienda, le entregan las llaves, lógicamente, para que se pueda pasar a su vivienda, ya se van acomodando. 

Como les decía, este es el primer paso en este programa de viviendas sociales para el pueblo nicaragüense, para los y las trabajador@s nicaragüenses. 

¡Que viva el pueblo de Nicaragua! 


Última actualización el Martes, 05 de Marzo de 2013 10:14